MENSAJE DE ALERTA INTERNACIONAL


Nosotros, profesionales de la salud, en varios países del mundo:

1. Decimos: DETENER todas las medidas insanas y desproporcionadas que se han tomado desde el principio para combatir el SARS-CoV-2 (encierro, bloqueo de la economía y la educación, distanciamiento social, uso de máscaras para todos, etc.) porque son totalmente injustificados, no se basan en ninguna evidencia científica y violan los principios básicos de la medicina basada en la evidencia. Sin embargo, por supuesto, apoyamos medidas razonables como recomendaciones de lavarse las manos, estornudar o toser en el codo, usar un pañuelo desechable, etc.

No es la primera vez que la humanidad se enfrenta a un nuevo virus: experimentó H2N2 en 1957, H3N2 en 1968 , SARS-CoV en 2003, H5N1 en 2004, H1N1 en 2009, MERS-CoV en 2012 y enfrenta el virus de la gripe estacional cada año. Sin embargo, ninguna de las medidas tomadas para el SARS-CoV-2 se ha tomado para estos virus. Nos dicen:

- "Pero el SARS-CoV-2 es muy contagioso" y respondemos: ES ABSOLUTAMENTE FALSO. Además, esta afirmación es rechazada por expertos de renombre internacional. Una simple comparación con los otros virus muestra que la contagiosidad del SARS-CoV-2 es moderada. Son enfermedades como el sarampión las que pueden describirse como muy contagiosas. Por ejemplo, una persona con sarampión puede infectar hasta 20 personas mientras que una persona infectada con este coronavirus solo contamina 2 o 3, es decir: 10 veces menos que el sarampión.

- "Pero, es un virus nuevo" y respondemos: H1N1 y los otros virus que mencionamos también eran virus nuevos. Sin embargo: no cerramos países, no bloqueamos la economía global, no paralizamos el sistema educativo, no hicimos distanciamiento social y no le dijimos a la gente sana que usara máscaras. Además, algunos expertos aseguran que es posible que este virus ya estuviera circulando antes pero no nos dimos cuenta.

- “Pero no tenemos vacuna” y respondemos: al inicio del H1N1 tampoco teníamos vacuna, como en el momento del SARS-CoV. Sin embargo: no cerramos países, no bloqueamos la economía global, no paralizamos el sistema educativo, no hicimos distanciamiento social y no le dijimos a la gente sana que usara máscaras.

- "Pero, este virus es mucho más mortal" y respondemos: ES ABSOLUTAMENTE FALSO. Porque, frente a la gripe por ejemplo, y si tenemos en cuenta el período comprendido entre el 01 de noviembre y el 31 de marzo, hubo a nivel mundial -cuando se han tomado esas medidas-: 860.000 casos y 40.000 muertes mientras que la gripe en el mismo período de 5 meses infecta, en promedio 420 millones de personas y mata a 270.000. Además, la tasa de letalidad anunciada por la OMS (3,4%) fue muy sobreestimada y fue rechazada desde el principio por eminentes expertos en epidemiología. Pero incluso si tomamos esta tasa de letalidad, podemos ver que este coronavirus es tres veces menos letal que el de 2003 (10%) y diez veces menos letal que el de 2012 (35%).

- "Pero, COVID-19 es una enfermedad grave" y respondemos: ES ABSOLUTAMENTE FALSO. El SARS-CoV-2 es un virus benigno para la población en general ya que causa el 85% de las formas benignas, el 99% de los infectados se recupera, no constituye un peligro para las mujeres embarazadas y los niños (a diferencia de la gripe), se propaga menos rápido que la gripe y el 90% de los que mueren son personas mayores (que, por supuesto, deben estar protegidas como otras poblaciones en riesgo). Por eso los expertos han llamado "delirio" a la afirmación de que se trata de una enfermedad grave y dijeron, el 19 de agosto, que "no es peor que la gripe".

- "Pero, hay personas asintomáticas" y respondemos: El 77% de las personas infectadas también son asintomáticas en la influenza y también pueden transmitir el virus. Sin embargo: a las personas sanas no se les dice todos los años que usen máscaras y no se hace ningún distanciamiento social a pesar de que la gripe infecta a mil millones de personas y mata a 650.000.

- "Pero, este virus lleva a la saturación de los hospitales" y respondemos: ES ABSOLUTAMENTE FALSO. La saturación afecta solo a unos pocos hospitales, pero se hace creer a la gente que todo el sistema hospitalario está saturado o que la saturación es inminente cuando hay miles de hospitales en ciertos países. ¿Es razonable y cierto atribuir, por ejemplo, a 1.000 o 2.000 hospitales una situación que afecta sólo a 4 o 5 hospitales? Además, no es de extrañar que algunos hospitales estuvieran saturados porque estaban situados en conglomerados (como Lombardía en Italia o Nueva York en Estados Unidos). No debe olvidarse que los hospitales de muchos países se han abrumado (incluidas las unidades de cuidados intensivos) durante las epidemias de influenza anteriores y, en ese momento, incluso estábamos hablando de: "tsunami" de pacientes en hospitales, "hospitales saturados", carpas levantadas fuera de los hospitales, "zonas de guerra", "hospitales colapsados" y un "estado de emergencia". Y sin embargo: no cerramos países, no bloqueamos la economía global, no paralizamos el sistema educativo, no hicimos distanciamiento social y no le dijimos a la gente sana que usara máscaras.

DOCUMENTO COMPLETO ORIGINAL EN INGLÉS: https://www.dropbox.com/s/d1zetij4u1chv39/EN-international%20alert%20message.pdf?dl=0

TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL: https://www.dropbox.com/s/w842q4otosy84j3/Mensaje%20de%20ALERTA%20INTERNACIONAL_Espa%C3%B1ol.pdf?dl=0

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.